lunes, 19 de enero de 2009

LA ESPÍA QUE NUNCA ME AMARÁ



Claro que yo tampoco pienso amarla a ella, así que estamos empatados.
Ahora resulta que doña Espe, ella, la inevitable, la de siempre, se nos ha metido a espía.
¿Y qué espiará esta mujer?
- A ver, me averigüen que tiene hoy de cena el Alberito ése, que mala puñalá le den.
- Espejito mágico, espejito mágico: ¿estoy más o menos buena que la Soraya? ¿Me puedo permitir yo, a mi vez, posar en deshabillé como el putón de la tipa esa?
El espejo frunce el ceño, devuelve la imagen de un tornado jodidísimo, carraspea:
- Bueno, mujer, verás, cada una tiene su gracia, pero claro, tu caso...
¡CLANG, ZAS, CRISHT!
Y es que la sinceridad puede matar.
Granados, envuelto en una gran capa negra, se desliza sigilosamente entre las tupidas sombras que envuelven al Gobierno y a la Oposición. Una sonrisa macabra brota en sus labios, susurra:
- Almería 1 - Atlético de Madrid 1. Confidencial, completamente confidencial.

1 comentario:

Palinuro dijo...

Tengo entendido que el servicio de espionaje es para hacer informes confidenciales sobre blogueros indisciplinados.